Calle 98 No. 9-03 Oficina 606, Bogota - ColombiaAsociación Nacional de Anunciantes de Colombia

El débito está ganando terreno a la hora de comprar

13 Marzo, 2017

Seguramente cuando usted va a pagar en alguna tienda, restaurante o para hacer cualquier transacción aparece la opción de efectuarlo con su tarjeta crédito o débito. Aunque los colombianos tradicionalmente prefieren endeudarse, el año pasado el débito creció el doble que el crédito.

Entre 2010 y 2016, no hubo algún año en el que fuera mayor el número de operaciones con los plásticos de crédito que con los débito, tan solo en el conteo enero-diciembre de 2016, se registraron 33,3 millones de compras con los tarjetazos de contado, mucho más de lo comparado con la facturación a cuotas que en total fueron 23 millones de pagos.

“El hecho de que el uso del débito sea mayor se debe a las dinámicas de la billetera de los colombianos como por ejemplo el miedo a las tasas de interés, que los han hecho más escépticos a pagar algún producto que en últimas podría terminar costando hasta 30% más del valor que se habría desembolsado si se hace de contado”, comentó el analista financiero Fabián Oliveros.

En general, hay una carrera en el mundo de los pagos y transacciones para las dos maneras de desembolsillar el dinero. Por ejemplo, el monto total de las compras se ha estrechado el último año, cuando las personas que decidieron utilizar débito giraron $4,6 billones, y en crédito, el total fue de $4,7 billones, la diferencia más corta en toda esta década.

En el semillero de estudios económicos de la Universidad Nacional de Córdoba hay una teoría sobre la tendencia que se genera al momento de pagar, y es que muchas veces, dependiendo del tipo de producto, se usa una u otra tarjeta. El ejemplo claro se ve en que en un censo realizado a ciudadanos de Bogotá, Medellín y Cali, en agosto de 2016; allí, a la pregunta ¿si tiene un plástico de crédito y débito cuál usa para cancelar facturas de $10.000 a $100.000 y cuáles para más de $110.000?.

El 62% respondió que el crédito es necesario en las facturas más costosas pues no sabían en qué tipo de comercios así se pagara a una cuota les aplicaban intereses.

“Aquí entra otra desventaja del crédito, es el miedo y desconocimiento, porque muchos no saben que se pueden evitar el cargo de los intereses si hacen los pagos a una sola cuota”, aseguró el director de la investigación Camilo Herrera Martínez.

Barreras del crédito

Es claro que son más usuarios los que tienen un plástico débito que uno crédito, dentro de las razones principales está que con $100.000 las personas pueden abrir su cuenta de ahorros y recibir el plástico de su banco, mientras que el crédito pasa por una serie de estudios que determinan si la capacidad de endeudamiento es rentable para una entidad financiera.

Como claramente esto significa una barrera para muchas personas, hay entidades que le apostaron a seducir el sector de la población que no recibió el préstamo de los grandes bancos. “Aquí es donde entran las tarjetas de supermercados, o comercios de tiendas, quienes vieron que era mucho el afán por electrodomésticos o vacaciones, así que decidieron apostarle a los créditos bajos que le pueden descontar a personas con ingresos desde un salario mínimo. Hoy en día estas plataformas tienen cerca de 25% de las tarjetas emitidas en Colombia, un grupo de tarjetahabientes que va en ascenso pues buscó romper el mito de que la tarjeta de crédito era para los más adinerados”, agregó Herrera.

Lo anterior es una explicación del porqué aunque son más las personas con débito, es mayor el número de monto en las compras con crédito, pues es claro que a la hora de ver una factura costosa la tendencia es a dividirla en plazos.

Ventajas de la marca compartida

Uno de los logros de la banca fueron las alianzas con comercios para presentar tarjetas que llevaran el nombre de una aerolínea, gimnasio u otro establecimiento junto a la de un banco. Eso despertó el interés de las personas que empezaron a ver beneficios de fidelizarse por medio de las tarjetas de crédito.

“Así como Avianca le daba la posibilidad de acumular el doble de millas con su tarjeta de crédito, empezaron varias organizaciones a tocar las puertas de los bancos porque era necesario incentivar de alguna manera sus servicios, y fue bien recibido; hoy sobre el total de tarjetas, 32% hace parte de la experiencia ‘marca compartida”, concluyó el experto en banca Federico Nieves.

La tecnología obligó el uso de tarjetas de crédito

Algunas aplicaciones digitales se concentraron en los clientes con tarjetas de crédito. Según el investigador Camilo Herrera este fue otro factor que ayudó al aumento de tarjetahabientes de crédito. “Con la llegada de Uber, Netflix, o grandes plataformas digitales, los pagos no tenían en sus inicios la opción del pago en débito, así que en su momento eso hizo que las personas buscaran este tipo de productos financieros así el cupo fuera mínimo. No obstante generó más clientes del mundo crédito”.

Las opinones

Fabián Oliveros
Analista de finanzas personales de la Universidad de Los Andes
“El débito se une a la carrera de productos financieros porque es más fácil obtener. Un pequeño ahorro en un banco puede generar una cuenta, el crédito no es tan fácil”.

Camilo Herrera Martínez
Investigador de comercio y finanzas de la Universidad Nacional de Córdoba
“Hemos encontrado que con el tiempo el crédito también creció por la innovación de la banca, sus alianzas de marcas compartidas y programas de estímulos a sus clientes”.

Fuente: http://www.larepublica.co/