Calle 98 No. 9-03 Oficina 606, Bogota - ColombiaAsociación Nacional de Anunciantes de Colombia

01 Diciembre, 2010
De qué manera la Internet acelera los desafíos regulatorios a los que hacen frente los profesionales del marketing
La Internet se ha convertido en algo parecido a la electricidad. Es parte de nuestras vidas, algo que asumimos que estará ahí cuando lo queramos.
Sin embargo, a pesar de todas las ventajas que trae el acceso permanente a conocimiento ilimitado - e incesantes mensajes vía Tweeter o solicitudes de amistad de Facebook de personas que usted apenas conoce, el auge de la Internet genera también el auge de cuestionamientos públicos legítimos.
Los padres saben que la Internet se ha convertido en una gran influencia en la vida de sus hijos, pero tienen sentimientos encontrados al respecto.
Una nueva investigación llevada a cabo a principios de este año por BDRC para la WFA destaca percepciones tanto de la influencia positiva de la era digital en términos de alfabetización y educación informática así como ciertos cuestionamientos importantes que los profesionales del marketing tienen que tener en cuenta de manera urgente en sus planes.
El propósito del estudio fue identificar aspectos relacionados con los consumidores en torno a la plataforma de comunicación de más rápido crecimiento a nivel mundial, principalmente las percepciones de los padres en cuanto a la exposición de sus hijos, actitudes frente a los riesgos que presenta, el marketing al que están expuestos y qué esperan de la comunidad empresarial.
A partir de entrevistas en línea a más de 3.000 padres de niños de entre 6 y 16 años de edad de 10 mercados diferentes: Australia, China, Francia, Alemania, India, Italia, México, Portugal, Reino Unido y EE.UU., los resultados demuestran que la educación es la principal inquietud de los padres.
Tal vez resulte reconfortante escuchar que sólo el 20% de los padres piensan que la publicidad y el marketing es una influencia importante en sus hijos - aproximadamente al mismo nivel que los libros y las historietas pero significativamente por debajo de la cultura popular, ver TV, amigos y profesores, sin embargo, los profesionales del marketing no pueden darse el lujo de bajar la guardia.
Impacto de rápido crecimiento
Allá en el año 2004, cuando llevamos a cabo una investigación similar, la Internet apenas destacaba. Rápidamente llegamos al año 2010 y el 38% de los padres la considera con muy influyente y más del 44% como bastante influyente.
El papel cada vez más importante de la era digital en las vidas de los niños es también corroborado por otras fuentes. EU Kids Online, un estudio llevado a cabo por la Escuela de Economía de Londres como parte del Programa de Internet Más Segura de la Comisión Europea que incluye a 23.000 niños de 25 países - determinó que los niños comienzan a utilizar la Internet cada vez más jóvenes. En la Unión Europea, un tercio de los niños de 9-10 años de edad navega diariamente, y este porcentaje sube a más de tres cuartos en el caso de los niños de 15-16 años de edad.
Los padres quieren tapar el sol con un dedo
Lo curioso es que los padres no parecen saber cuánto tiempo pasan en línea sus hijos. Podrían estar preocupados pero en realidad sólo saben la mitad.
Si bien nuestros encuestados creen que sus hijos pasan 75 minutos al día en línea - y muchos consideran que esto ya es demasiado tiempo - otros estudios autorizados han determinado que los niños están conectados por un tiempo significativamente mayor.
En los EE.UU., la Fundación de la Familia Kaiser descubrió que los niños de 8 a 18 años de edad pasan un promedio de siete horas y 38 minutos en línea al día, ¡esto es más de dos días de 24 horas a la semana!, y debido a que ellos realizan varias tareas a la vez, ¡en realidad están expuestos a casi 11 horas de contenido de medios al día!
Esta incongruencia crea el potencial para una tormenta perfecta de malas noticias: Los padres de pronto se dan cuenta de cuánto tiempo pasan en línea sus hijos, su impacto es sensacionalizado por grupos de campaña y el marketing en línea es blanco de las críticas por ser parte de la situación.
En el año 2009, The London Times publicó una historia titulada "La Forma en que los Anunciantes están poniendo en riesgo a sus hijos". Este debate ya está teniendo lugar en la prensa masiva.
Podría ser reconfortante que la publicidad en línea obtenga puntajes tan bajos en el radar de los padres pero su demás cuestionamientos con respecto a la Internet tienen el potencial de regresar y atacar a los profesionales del marketing desde diferentes ángulos.
Una vez que las percepciones de los padres se pongan al corriente de la realidad, los problemas que destacó nuestra investigación probablemente se ubiquen entre los primeros puntos de la agenda política, estableciendo un nuevo conjunto de desafíos para los profesionales del marketing.
La información personal es clave
Las principales preocupaciones de los padres - por encima de la pornografía, la violencia y las apuestas en línea - son divulgar información personal, el contacto con extraños y las compañías que recopilan información personal.
La WFA ha invertido mucho tiempo con sus organizaciones con sus socios nacionales para crear una respuesta autorregulatoria a esta inquietud. En los EE.UU., la Asociación Nacional de Anunciantes ha formado una alianza con otras organizaciones de la industria para lanzar un Programa Autorregulatorio para la Publicidad basada en Internet (la práctica del marketing de dirigirse a grupos de consumidores basándose en su historia y preferencias de navegación en Internet). Este programa permite a los consumidores elegir fácilmente a través de un símbolo (ver a continuación) que aparece en cada anuncio relevante. Un equivalente para toda la Unión Europea ya está en camino.
Debe señalarse que nuestra investigación demuestra que el marketing por Internet no es una preocupación principal para la mayoría de los padres. Los encuestados reconocieron que muchas compañías están logrando un equilibrio adecuado entre promocionar sus productos y servicios y la intrusión percibida en las vidas de su mercado objetivo. Sin embargo, no confían en que todas las marcas y profesionales del marketing lo hagan.
El riesgo de los profesionales del marketing retratados como cosechadores del gran hermano continúa siendo extremadamente alto.
¿Quién es inocente al final de cuentas?
Uno de los desafíos clave identificados por la investigación es el hecho de que el enfoque actual con respecto a la edad adoptado por la industria y los legisladores podría no funcionar para la Internet.
En el debate con respecto a la publicidad de alimentos, un niño es definido como una persona que tiene menos de 12 años de edad. Ésta es la edad en la que la industria analiza que los patrones de anuncios televisivos cumplan con los diversos esquemas de Compromisos Autorregulatorios (Pledge) que la WFA, los profesionales del marketing y las asociaciones locales están introduciendo con éxito en el mundo.
En los EE.UU., la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA) prohíbe la recopilación de datos de menores de 13 años edad sin el permiso de sus padres. Suecia prohíbe la publicidad en televisión para niños menores de 12. Quebec prohíbe anuncios televisivos dirigidos a menores de 13 años.
En línea, la investigación muestra que las preocupaciones de los padres se centran en los niños de 9 a 14 años. Una importante mayoría no cree que los de niños de ocho años y menos sean igualmente susceptibles. Una razón podría ser que los padres ejercen un control mayor en las actividades en Internet de sus hijos más chicos.
Esta percepción de un período de vulnerabilidad entre la inocencia innata y la madurez precoz tiene el potencial de reescribir las reglas sobre el tema muy sensible de los niños. Los padres podrían estar reflejando preocupaciones mayores acerca de lo que encontrarán sus hijos cuando navegan en Internet solos, pero el 48% cree que los de 12 a 14 años son "particularmente susceptibles a los mensajes de la publicidad digital".
Esto podría ser también el reconocimiento de que el marketing y el editorial son mucho más borrosos en el mundo digital que lo que lo son en los medios impresos y en la TV. Pero ¿por qué The Economist destaca el contenido de sus publireportajes para advertir a adultos presuntamente susceptibles mientras que un juego de marca en un sitio web para niños no incluye estas advertencias?
Preguntas que deben ser respondidas por las marcas
En un mundo en el que las líneas son cada vez más borrosas entre publicidad y editorial y donde las restricciones de edad ya no son tan simples como eran en los medios tradicionales, los profesionales del marketing tienen que responder a importantes preguntas. Los medios digitales nos instan a analizar nuevamente nuestros principios de protección al consumidor. ¿Son las pautas desarrolladas para la era de la TV, prensa y radio adecuadas para la era digital?
En el centro de la solución está un renovado énfasis en la alfabetización mediática. Ésta es la razón por la que la WFA defiende la iniciativa Digital Adwise a nivel mundial. Esta iniciativa, lanzada este año en el Reino Unido, proporciona a los niños las habilidades necesarias para navegar en forma segura en un mar de realidades comerciales de un mundo en línea. La investigación indica que los padres apoyan abrumadoramente la alfabetización mediática. Para la industria, es la única forma de que podemos preparar para el futuro nuestra capacidad de comunicarnos en un espacio al cual los niños tienen acceso.
Necesitamos asegurarnos también de que los consumidores -y los reguladores - comprendan los beneficios que el contenido financiado por los anunciantes implica para los consumidores en términos de contenido en línea gratuito. Las restricciones excesivas en la capacidad de las marcas de hacer publicidad forzará a que haya más contenido por el que deba pagarse.
En forma colectiva, como profesionales del marketing, necesitamos estar seguros de que podemos responder a las preguntas desafiantes que el mundo en línea nos hace. Después de todo, habrá muchos otros que estarán más que listos para ofrecer respuestas con las que no estamos de acuerdo.
No se trata sólo de los anuncios
Los desafíos de la percepción del consumidor en el espacio digital podrían no estar relacionados con los anuncios en sí. No se trata de los banners o pantallas emergentes sino de la información que permite entregar estos anuncios. Se trata de los datos que son conservados cuando un consumidor hace clic en un aviso, no sólo por la marca sino por la agencia, el servidor de anuncios y el propietario del medio.
Sin embargo, la gente ve su marca en el anuncio. Por ende, la responsabilidad es suya.
Nuestras definiciones de a qué edad un niño deja de ser vulnerable a las estrategias "demoníacas" de los anunciantes de grandes marcas necesitan ser revisadas nuevamente. La forma diferente en que los niños interactúan con los medios nuevos sumada a la línea borrosa entre marketing y editorial podrían forzar una reconsideración.
Cuando las percepciones de los padres descubran el uso real de los medios digitales de sus hijos, estos temas podrían estallar. Esta encuesta nos ayuda a identificar los problemas que debemos abordar de forma tal que el marketing en línea no sea absorbido por la tormenta y se convierta en daño colateral.
Los activistas ya han descrito la recopilación de datos como "una nueva forma de vigilancia social" y destacado la "enorme inversión en el neuromarketing". Los "titulares del Gran Hermano" capturan los corazones y las mentes.
Si los profesionales del marketing no ganan estos debates, podrían terminar siendo privados del mayor medio de conexión con los consumidores de todos los tiempos.
Si desea recibir una copia completa de este documento, por favor comuníquese con Will Gilroy de la WFA: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
La Internet se ha convertido en algo parecido a la electricidad. Es parte de nuestras vidas, algo que asumimos que estará ahí cuando lo queramos.
Sin embargo, a pesar de todas las ventajas que trae el acceso permanente a conocimiento ilimitado - e incesantes mensajes vía Tweeter o solicitudes de amistad de Facebook de personas que usted apenas conoce, el auge de la Internet genera también el auge de cuestionamientos públicos legítimos.
Los padres saben que la Internet se ha convertido en una gran influencia en la vida de sus hijos, pero tienen sentimientos encontrados al respecto.
Una nueva investigación llevada a cabo a principios de este año por BDRC para la WFA destaca percepciones tanto de la influencia positiva de la era digital en términos de alfabetización y educación informática así como ciertos cuestionamientos importantes que los profesionales del marketing tienen que tener en cuenta de manera urgente en sus planes.
El propósito del estudio fue identificar aspectos relacionados con los consumidores en torno a la plataforma de comunicación de más rápido crecimiento a nivel mundial, principalmente las percepciones de los padres en cuanto a la exposición de sus hijos, actitudes frente a los riesgos que presenta, el marketing al que están expuestos y qué esperan de la comunidad empresarial.

A partir de entrevistas en línea a más de 3.000 padres de niños de entre 6 y 16 años de edad de 10 mercados diferentes: Australia, China, Francia, Alemania, India, Italia, México, Portugal, Reino Unido y EE.UU., los resultados demuestran que la educación es la principal inquietud de los padres.

 

Tal vez resulte reconfortante escuchar que sólo el 20% de los padres piensan que la publicidad y el marketing es una influencia importante en sus hijos - aproximadamente al mismo nivel que los libros y las historietas pero significativamente por debajo de la cultura popular, ver TV, amigos y profesores, sin embargo, los profesionales del marketing no pueden darse el lujo de bajar la guardia.
Impacto de rápido crecimiento
Allá en el año 2004, cuando llevamos a cabo una investigación similar, la Internet apenas destacaba. Rápidamente llegamos al año 2010 y el 38% de los padres la considera con muy influyente y más del 44% como bastante influyente.

El papel cada vez más importante de la era digital en las vidas de los niños es también corroborado por otras fuentes. EU Kids Online, un estudio llevado a cabo por la Escuela de Economía de Londres como parte del Programa de Internet Más Segura de la Comisión Europea que incluye a 23.000 niños de 25 países - determinó que los niños comienzan a utilizar la Internet cada vez más jóvenes. En la Unión Europea, un tercio de los niños de 9-10 años de edad navega diariamente, y este porcentaje sube a más de tres cuartos en el caso de los niños de 15-16 años de edad.

 

Los padres quieren tapar el sol con un dedo
Lo curioso es que los padres no parecen saber cuánto tiempo pasan en línea sus hijos. Podrían estar preocupados pero en realidad sólo saben la mitad.
Si bien nuestros encuestados creen que sus hijos pasan 75 minutos al día en línea - y muchos consideran que esto ya es demasiado tiempo - otros estudios autorizados han determinado que los niños están conectados por un tiempo significativamente mayor.
En los EE.UU., la Fundación de la Familia Kaiser descubrió que los niños de 8 a 18 años de edad pasan un promedio de siete horas y 38 minutos en línea al día, ¡esto es más de dos días de 24 horas a la semana!, y debido a que ellos realizan varias tareas a la vez, ¡en realidad están expuestos a casi 11 horas de contenido de medios al día!
Esta incongruencia crea el potencial para una tormenta perfecta de malas noticias: Los padres de pronto se dan cuenta de cuánto tiempo pasan en línea sus hijos, su impacto es sensacionalizado por grupos de campaña y el marketing en línea es blanco de las críticas por ser parte de la situación.
En el año 2009, The London Times publicó una historia titulada "La Forma en que los Anunciantes están poniendo en riesgo a sus hijos". Este debate ya está teniendo lugar en la prensa masiva.

Podría ser reconfortante que la publicidad en línea obtenga puntajes tan bajos en el radar de los padres pero su demás cuestionamientos con respecto a la Internet tienen el potencial de regresar y atacar a los profesionales del marketing desde diferentes ángulos.

 

Una vez que las percepciones de los padres se pongan al corriente de la realidad, los problemas que destacó nuestra investigación probablemente se ubiquen entre los primeros puntos de la agenda política, estableciendo un nuevo conjunto de desafíos para los profesionales del marketing.
La información personal es clave
Las principales preocupaciones de los padres - por encima de la pornografía, la violencia y las apuestas en línea - son divulgar información personal, el contacto con extraños y las compañías que recopilan información personal.
La WFA ha invertido mucho tiempo con sus organizaciones con sus socios nacionales para crear una respuesta autorregulatoria a esta inquietud. En los EE.UU., la Asociación Nacional de Anunciantes ha formado una alianza con otras organizaciones de la industria para lanzar un Programa Autorregulatorio para la Publicidad basada en Internet (la práctica del marketing de dirigirse a grupos de consumidores basándose en su historia y preferencias de navegación en Internet). Este programa permite a los consumidores elegir fácilmente a través de un símbolo (ver a continuación) que aparece en cada anuncio relevante. Un equivalente para toda la Unión Europea ya está en camino.
imgwfa
Debe señalarse que nuestra investigación demuestra que el marketing por Internet no es una preocupación principal para la mayoría de los padres. Los encuestados reconocieron que muchas compañías están logrando un equilibrio adecuado entre promocionar sus productos y servicios y la intrusión percibida en las vidas de su mercado objetivo. Sin embargo, no confían en que todas las marcas y profesionales del marketing lo hagan.

El riesgo de los profesionales del marketing retratados como cosechadores del gran hermano continúa siendo extremadamente alto.

 

¿Quién es inocente al final de cuentas?
Uno de los desafíos clave identificados por la investigación es el hecho de que el enfoque actual con respecto a la edad adoptado por la industria y los legisladores podría no funcionar para la Internet.
En el debate con respecto a la publicidad de alimentos, un niño es definido como una persona que tiene menos de 12 años de edad. Ésta es la edad en la que la industria analiza que los patrones de anuncios televisivos cumplan con los diversos esquemas de Compromisos Autorregulatorios (Pledge) que la WFA, los profesionales del marketing y las asociaciones locales están introduciendo con éxito en el mundo.
En los EE.UU., la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA) prohíbe la recopilación de datos de menores de 13 años edad sin el permiso de sus padres. Suecia prohíbe la publicidad en televisión para niños menores de 12. Quebec prohíbe anuncios televisivos dirigidos a menores de 13 años.
En línea, la investigación muestra que las preocupaciones de los padres se centran en los niños de 9 a 14 años. Una importante mayoría no cree que los de niños de ocho años y menos sean igualmente susceptibles. Una razón podría ser que los padres ejercen un control mayor en las actividades en Internet de sus hijos más chicos.
Esta percepción de un período de vulnerabilidad entre la inocencia innata y la madurez precoz tiene el potencial de reescribir las reglas sobre el tema muy sensible de los niños. Los padres podrían estar reflejando preocupaciones mayores acerca de lo que encontrarán sus hijos cuando navegan en Internet solos, pero el 48% cree que los de 12 a 14 años son "particularmente susceptibles a los mensajes de la publicidad digital".

Esto podría ser también el reconocimiento de que el marketing y el editorial son mucho más borrosos en el mundo digital que lo que lo son en los medios impresos y en la TV. Pero ¿por qué The Economist destaca el contenido de sus publireportajes para advertir a adultos presuntamente susceptibles mientras que un juego de marca en un sitio web para niños no incluye estas advertencias?

 

Preguntas que deben ser respondidas por las marcas
En un mundo en el que las líneas son cada vez más borrosas entre publicidad y editorial y donde las restricciones de edad ya no son tan simples como eran en los medios tradicionales, los profesionales del marketing tienen que responder a importantes preguntas. Los medios digitales nos instan a analizar nuevamente nuestros principios de protección al consumidor. ¿Son las pautas desarrolladas para la era de la TV, prensa y radio adecuadas para la era digital?
En el centro de la solución está un renovado énfasis en la alfabetización mediática. Ésta es la razón por la que la WFA defiende la iniciativa Digital Adwise a nivel mundial. Esta iniciativa, lanzada este año en el Reino Unido, proporciona a los niños las habilidades necesarias para navegar en forma segura en un mar de realidades comerciales de un mundo en línea. La investigación indica que los padres apoyan abrumadoramente la alfabetización mediática. Para la industria, es la única forma de que podemos preparar para el futuro nuestra capacidad de comunicarnos en un espacio al cual los niños tienen acceso.
Necesitamos asegurarnos también de que los consumidores -y los reguladores - comprendan los beneficios que el contenido financiado por los anunciantes implica para los consumidores en términos de contenido en línea gratuito. Las restricciones excesivas en la capacidad de las marcas de hacer publicidad forzará a que haya más contenido por el que deba pagarse.

En forma colectiva, como profesionales del marketing, necesitamos estar seguros de que podemos responder a las preguntas desafiantes que el mundo en línea nos hace. Después de todo, habrá muchos otros que estarán más que listos para ofrecer respuestas con las que no estamos de acuerdo.

 

No se trata sólo de los anuncios
Los desafíos de la percepción del consumidor en el espacio digital podrían no estar relacionados con los anuncios en sí. No se trata de los banners o pantallas emergentes sino de la información que permite entregar estos anuncios. Se trata de los datos que son conservados cuando un consumidor hace clic en un aviso, no sólo por la marca sino por la agencia, el servidor de anuncios y el propietario del medio.
Sin embargo, la gente ve su marca en el anuncio. Por ende, la responsabilidad es suya.
Nuestras definiciones de a qué edad un niño deja de ser vulnerable a las estrategias "demoníacas" de los anunciantes de grandes marcas necesitan ser revisadas nuevamente. La forma diferente en que los niños interactúan con los medios nuevos sumada a la línea borrosa entre marketing y editorial podrían forzar una reconsideración.
Cuando las percepciones de los padres descubran el uso real de los medios digitales de sus hijos, estos temas podrían estallar. Esta encuesta nos ayuda a identificar los problemas que debemos abordar de forma tal que el marketing en línea no sea absorbido por la tormenta y se convierta en daño colateral.

Los activistas ya han descrito la recopilación de datos como "una nueva forma de vigilancia social" y destacado la "enorme inversión en el neuromarketing". Los "titulares del Gran Hermano" capturan los corazones y las mentes.

 

Si los profesionales del marketing no ganan estos debates, podrían terminar siendo privados del mayor medio de conexión con los consumidores de todos los tiempos.
Si desea recibir una copia completa de este documento, por favor comuníquese con Will Gilroy de la WFA: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
29 Noviembre, 2010

TODA LA INFORMACION DE LOS PREMIOS SE ENCUENTRA EN LA PAGINA

www.effiecolombia.com

effieawards2010

27 Abril, 2010

 

 

Bogotá, abril 23 de 2010

BOLETIN DE PRENSA


NUEVA JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACION NACIONAL DE ANUNCIANTES “ANDA”

2010-2011


Durante la XXXV Asamblea anual de la Asociación Nacional de Anunciantes “ANDA”, realizada en Bogotá, se entregaron las Placas ANDA a Nibaldo Toledo Takahashi, en reconocimiento a su labor como Presidente de la Junta Directiva periodo 2009-2010; Seguros Bolívar S.A., por la excelente labor desarrollada durante 70 años en Colombia; Postobón S.A., por la labor desarrollada durante 105 años en Colombia; Carlos Fernando Romero, por su gran colaboración para la campaña de los treinta años de la ANDA; Daniel Suarez Mejía, por su gran colaboración en las actividades de la Asociación; Caracol Televisión S.A., por sus 40 años de labores para el desarrollo de la televisión en Colombia; María del Rosario Guerra, en reconocimiento a su labor en el Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones y colaboración con las actividades de la ANDA; Fundación British American Tobacco, por sus 10 años apoyando, promoviendo y haciendo visible la cultura popular colombiana; Ricardo Morales Casas, por sus 30 años de labores en la administración general y periodística en el Diario La República; Enrique Santos Calderón, por su trayectoria en beneficio del periodismo y la libertad de expresión en Colombia; El País S.A., por sus 60 años de labores periodísticas en Colombia. Se aprobó el plan de trabajo y se eligió nueva Junta Directiva para el periodo 2010-2011.

 

La Junta Directiva para el periodo 2010-2011 quedó integrada de la siguiente manera:


PRESIDENTE

BAVARIA

PRINCIPALES

TELEFONICA COLOMBIA

UNILEVER ANDINA

KELLOGG DE COLOMBIA

BRITISH AMERICAN TOBACCO

COCA COLA SERV. DE COL.

BANCO DAVIVIENDA

SEGUROS BOLIVAR

SURAMERICANA

VICEPRESIDENTE

ALPINA PROD. ALIMENTICIOS

SUPLENTES

CASA LUKER

NESTLE DE COLOMBIA

BANCOLOMBIA

PROCTER & GAMBLE

COLGATE PALMOLIVE CIA.

BANCO DE BOGOTA

ALMACENES ÉXITO

GLAXOSMITHKLINE

07 Abril, 2010
AUTORIZADO POR LA REVISTA ENTER, PARA LA PUBLICACION DEL ARTICULO.
NOTA ENTER 160 6 ABR 2010

06 Abril, 2010

TALLER REALIZADO POR : ASOCIACION NACIONAL DE ANUNCIANTES, LLORENTE & CUENCA Y COCA COLA SERVICIOS DE COLOMBIA S.A.
.
Los rumores y opiniones que se originan y vierten en Internet han sido un tema prioritario de reputación en el que empresas y organizaciones pueden convertir riesgos y preocupaciones en oportunidades de negocio. Por esta razón, y dando respuesta a las inquietudes de los empresarios colombianos, la Asociación Nacional de Anunciantes (ANDA) y LLORENTE & CUENCA, con el acompañamiento de la empresa Coca Cola, realizaron el foro “Rumorología Online: Amenazas y oportunidades para las empresas en la Web 2.0”.

El evento puso en relieve el reto al que se enfrentan diariamente marcas y compañías en un mundo conectado al extremo por canales como Twitter, Facebook, YouTube o Blogs y la credibilidad proveniente de lo que se “publica en Internet”. ¿Cómo evitar, por ejemplo, que el falso rumor de la muerte de Steve Jobs, Presidente de Apple, genere una caída en el precio de las acciones de la compañía en la Bolsa?
La mejor manera de enfrentarse a este entorno, concluyeron los participantes, es que es necesario trabajar en la construcción de una buena reputación online basada en tres elementos:

1. Posicionar de manera estratégica los propios canales en la Red, de manera que respondan a las verdaderas necesidades de los usuarios y protejan a las marcas de las amenazas externas.
2.  Contar con una estrategia de participación en los canales 2.0 (Facebook, Twitter, LinkedIn, Youtube, etc) que sea coherente con los objetivos de la compañía.
3.  Mantener una escucha activa de los rumores que circulan por la red, la opinión de los usuarios y del posicionamiento de sus activos en buscadores para generar respuestas eficaces que fortalezcan la reputación de la compañía.

El foro contó con la participación de Marco Llinás, gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca Cola, Juan Carlos Gozzer, Director de Comunicación Online para América Latina de LLORENTE & CUENCA; Javier Méndez, editor de Tecnología de El Tiempo y Leonardo Rodríguez, editor de El Espectador.com. La moderación estuvo a cargo de Pablo Urrutia, Director General de LLORENTE & CUENCA en Colombia.

En su intervención, Llinás destacó el seguimiento que hace Coca Cola a la rumorología online como clave de la reputación de la compañía en la Red, y señaló cómo, en varias ocasiones, ésta ha debido enfrentar y aclarar mitos que circulan en la Red sobre sus productos. Así mismo, hizo hincapié en la importancia de saber qué se está diciendo, por ejemplo, en las redes sociales sobre sus productos, para así tener la oportunidad de intervenir en las conversaciones y proteger la imagen de la compañía y sus marcas.

Por su parte con Juan Carlos Gozzer señaló que “el reto actual de las compañías no está solamente en tener una variedad de canales 2.0 (Twitter, Facebook, YouTube). Se trata de tener una presencia estratégica y proactiva en la Red, enfocada en tres acciones clave: estar, escuchar y participar”.  La interacción de estos tres ejes, destacó, influye en el fortalecimiento de una reputación en Internet que convierta las amenazas de los rumores en verdaderas oportunidades de negocio.

Para Javier Méndez, uno de los panelistas invitados, este escenario se ve reforzado por el reto que implica para los medios de comunicación “offline” competir con la velocidad de la información que circula en la Red.

En esa misma línea Leonardo Rodríguez, editor de El Espectador.com y otro de los panelistas del foro, resaltó el hecho de que Internet obliga tanto a los medios como a las empresas a vivir en tiempo real, con respuestas e informaciones inmediatas.

Presentadores, panelistas e invitados coincidieron en que las empresas en Colombia deben darle gran importancia al manejo de su reputación online y a prevenir o gestionar efectivamente los rumores que circulan en el mundo online. Juan Carlos Gozzer puntualizó que la imagen en la Red no se construye de la noche a la mañana, sino que requiere de un trabajo continuo.

Fuente: Llorente & Cuenca